Las botas Timberland pro

Los orígenes de las botas Timberland Pro

Para poder hablar de las botas Timberland, no podemos anteriormente no contar parte de su historia. Se las debemos a Nathan Swartz, un hombre ruso que emigró a Boston, donde trabajó en el comercio de zapatos. En el año 1951, emprendió su propio negocio tras comprar la mitad de las acciones de una empresa de calzado, llamada Abingtom Shoe.

Su socio murió tiempo después, y sus hijos comenzaron a trabajar en la compañía. En principio, hacían botas que vendían a pequeñas tiendas. Teniendo en cuenta que, por aquella, época muchos otros intentaban abrirse paso en este negocio, Abingtom Shoe tuvo que ser muy competitivo en precio si querían mantenerse a flote.

Y así fue, durante mucho tiempo apenas sacaban para cubrir gastos, pero fue en el año 1965, cuando comenzaron a trabajar en su modelado por inyección, que consistía en pegar la caña de cuero con las suelas de las botas. De esta forma redujeron el coste, ya que no necesitan la mano de obra de los artesanos que hacían eso mismo, pero cosiendo a mano. 

¿A que debieron su éxito las botas Timberland Pro?

Lo anteriormente mencionado, junto con su cambio de domicilio (ya que se trasladaron a New Hampshire), fue definitivo para que las ventas comenzaran a dispararse.

En el año 1973, la empresa puso nombre a uno de sus diseños, saliendo a la luz la bota Timberland, pero no fue hasta el año 1978 cuando la empresa pasó a llamarse de la misma manera.

El secreto de su nuevo éxito fue debido a una mejor calidad, la impermeabilidad conseguida, y un nuevo diseño. Todo esto, fueron factores decisivos para que las Botas Timberland pudieran venderse por una cantidad mucho más elevada que originalmente.

A día de hoy, esta marca, ocupa nada menos que el puesto 38 entre las mejores empresas en las que se puede trabajar en Estados Unidos (ranking tomado de una publicación realizada en la revista Fortune). 

¿Por qé comprar unas botas Timberland Pro?

La pregunta que se nos viene a muchos a la cabeza puede ser: ¿Por qué comprar unas Botas Timberland Pro? Las razones son muchas, pero vamos a ver algunas:

– Utilizan pieles de primera calidad, y todos los materiales son naturales, reciclados y renovables.
– Son versátiles, tanto podrían en usarse en verano (gracias a sus materiales transpirables) como en invierno (su fantástico aislamiento protege del frío), y hay tal variedad de modelos, que siempre encontraremos uno adecuado para lo que necesitemos (por ejemplo, no es lo mismo utilizar unas botas para hacer trekking que para practicar escalada).
– Resultan una perfecta inversión, ya que, siguiendo con los cuidados recomendados, tenemos siempre garantizada su durabilidad.
– Son impermeables, por lo que evitaremos estar con los pies mojados, algo que, como todos sabemos, nos puede arruinar el día.
– Las suelas son de caucho, que es sinónimo de buen agarre al suelo.
– Cuentan con tracción, por lo que se adapta a cualquier tipo de medio, ya tengan desnivel o sean terrenos resbaladizos.
– La comodidad se puede sentir en cuanto te calzas una bota Timberland, y es que, gracias a sus tecnologías, cuentan con una gran amortiguación para realizar cualquier actividad.

Como se puede apreciar, las ventajas son muchas, por ello, muchos ahora habrán pasado a la siguiente pregunta: ?¿Cuál es su precio? La respuesta: No es un calzado económico a corto plazo, pero si se tiene en cuenta su durabilidad, siempre va a compensar el desembolso realizado (siempre y cuando se sigan al pie de la letra los consejos para su cuidado).

El catálogo de Timberland es muy variado, y su precio también, por ello, antes de comprar, ten claro lo que necesitas y para qué las vas a utilizar. En los últimos tiempos, la bota Timberland no solo se usa para realizar actividades al aire libre, sino que muchos, las han adoptado en la vida cotidiana, de manera que, si solo las quiere para andar por la calle, no necesitarás unas que te sirvan para la escalada que, al ser específicas, siempre serán más caras que unas básicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *